GRACIAS POR LEERME. COMENTA, COMPARTE, Y DISFRUTA.

sábado, 30 de diciembre de 2017

... 2018.

Cuando se vive en un pozo de agua salada, el dolor de una tortura prolongada se confunde con el de una muerte lenta. Es entonces cuando uno empieza a vivir confundido, sin ser capaz de saber si el reloj marca las tres o las quince, o si el corazón late o está siendo golpeado. ¿Cómo sé si lo que toco es pared o piedra?

No estoy solo en mi pozo, aunque no me atrevo a decir si los que están conmigo pueden decir lo mismo. Hace tres meses dejé una parte de mí en cada uno de los que me acompañaban. Algunos me guardan, aunque otros no sé si llegaron a acogerme. ¿Por qué solemos añadir hielo a las bebidas que ya están frías? Sería un poco antes del inicio de mi segunda década cuando, frente a mi pelotón de fusilamiento, volví a recordar lo que era pasar frío frente a la chimenea.

Cuando se vive en un pozo de agua salada, por duro que pueda parecer al principio, se acaba olvidando el sabor del agua dulce. Se olvida la J que dijo que nunca se había abierto nunca tanto con nadie; se olvida la A que dijo estar esperándote casi sin conocerte; se olvida la E que dijo que ya no más. Aunque el olvido te empuje, no querrá rescatarte. No serás capaz de ver las cuerdas, aunque intenten ayudarte.

Empezarán a dormir tus piernas, y tu primera lágrima saldrá, silenciosa, inundando por completo tu ilusión por levantarte. Empezarán a dormir tus brazos, y una segunda lágrima, amiga de tus anhelos, empezará a caer iniciando un descenso eterno. Desesperado, cerrarás los ojos deseando que todo sea un sueño. ¿Serás capaz de abrirlos otra vez? Tal vez hoy sí, tal vez también mañana. ¿Y cuándo tus lagrimas acaben siendo más que tus sonrisas? ¿Y cuando ya nadie pueda entrar a tu pozo? Sentirás que mueres, pero nunca morirás del todo. Una vez dejaste parte de ti a los que en cierta ocasión te acompañaron. Tal vez no quieras ser recordado, y será entonces cuando empiece la tortura.

Tal vez sean solo letras, o tal vez sean personas, ilusiones, planes de futuro, proyectos, o cimientos sobre los que construir algo nuevo. Ya no son solo una J o una A, ya no son recuerdos perdidos dentro de un algo del que nunca saldrán. Ahora lo son todo. Son tu pozo, son tu agua, son tus piernas, son tus brazos. Son tu año, con sus meses, con sus días. Son cada segundo que quieras vivir, cada instante que quieras soñar.

¿Qué soy yo, sino alguien que duerme y despierta y repite una y otra vez el despertar de un querer seguir durmiendo? ¿Quién eres tú? ¿Dónde y por qué estás donde estás? Tal vez seas solo alguien invisible, tal vez todos te miren sin que lo sepas. Tal vez te quieren y crees que te odian, o tal vez seas sus sueños, o en lo primero que piensan al despertarse. A veces, como tú, mueren de amor, de placer, de odio, de emoción, de nervios, de ganas. ¿Y si por ti mueren de amor? ¿Y si por ti mueren de placer? ¿Y si eres tú el que los mata de nervios, de emoción, o de ganas? ¿Y si eres tú la muerte, o lo que les resucita de ella?

¿Qué eres tú, sino una mezcla de todo lo que pueda imaginarse?


Sabed que si soy invisible ello se debe, tan solo, a que la gente se niega a verme. Soy como un reflejo de crueles espejos con duros cristales deformantes. Cuando me ven a mí únicamente ven lo que me rodea, o inventos de su imaginación. Lo ven todo, cualquier cosa, menos mi persona.


Invisible Man, de Ralph Ellison.

domingo, 30 de julio de 2017

... España, parte 1.

Hace poco más de un año compré en DVD las tres primeras temporadas de Sherlock. Hace un par de meses compré la segunda temporada de American Horror Story. En enero compré dos discos de Sia. Mi padre compraba CDs de Mecano, de Medina Azahara, de Los Chunguitos, y mi madre de Malú, de Chayanne y del Arrebato. Hoy, nada. Nada de nada. Una temporada de cualquier serie de éxito puede salir entre 40 y 50 euros. Un CD difícilmente bajará de los 10 o 15 euros. Una película, incluso, podrá estar entre los 20 y los 25. Una entrada a cualquier cine, salvo descuentos y ofertas, no bajará de los 5 o 6 euros. ¿Y se quejan de la piratería? A mí, como a millones de españoles, nos encanta tener cosas propias, nuestras, y eso incluye música, cine y ocio en general. Me encantaría tener una estantería llena de CDs, de películas, de series, y no, no puedo tenerlo. Claro que veía cosas en páginas como “pordede”, y claro que estoy dispuesto a perder 15 minutos buscando un maldito enlace que funcione para poder ver cualquier serie o cualquier película. Estoy dispuesto a pagar al mes por ver series en Netflix, pero que nadie se espere que, además de eso, pagaré por tener algo así en físico. Claro que descargaré, y lo seguiré haciendo hasta que no se den cuenta de que, por mucho que intentes acabar con algo que está mal, ponerlo a precios injustos no es la solución. Así es España: atacamos a los que buscan soluciones que nadie nos da. Gracias a los que ayudan a acercar el entretenimiento a las personas normales. En un país decente, pensar en la piratería sería, como mínimo, algo disparatado. 

Desde luego me gusta el deporte, y LEAN DEPORTE, no piensen solo en uno o en dos en concreto. Me cuesta imaginar a alguien que no sienta ni la más mínima atracción al menos por uno, por muy desconocido o poco practicado que sea. ¿En España existe el deporte? Sí, desde luego, pero parecen que no quieren que nos enteremos. Pongan la tele, y observen con la boca abierta baba en labio en qué consisten los deportes de este país. Tal vez haya 10 minutos dedicados al fichaje de un señor rico que quiere ser aún más rico, 5 minutos dedicados al nuevo peinado de un jugador que dirige la moda de un millón de fanáticos estúpidos, 5 minutos para recordar un regate sin importancia, y otros 20 minutos para hablar de la actualidad, más o menos morbosa, de dos o tres equipos de renombre que a veces intentan competir con gigantes con la victoria asegurada. Desde luego, todo eso es fútbol, y se acabó, no hay nada más allá.

¿Saben que es lo peor? Que la gente se lo cree todo. Que la gente está dispuesta a insultar a los jugadores de un equipo y a glorificar a los de otro. Que la gente está dispuesta a hacer la vista gorda ante los fraudes de unos y otros porque a veces hay un gol que da un título que genera más y más dinero que nunca verán. Que la gente está dispuesta a pelear, PELEAR, con alguien que no comparte sus gustos. Que a lo mejor he perdido mi trabajo, pero no importa, hay fútbol, y podré discutir sobre fútbol, y me quejaré de que no hagan tal fichaje, mientras a mí mi jefe me ha mandado al banquillo y yo le he sonreído sin darme cuenta de qué estaba pasando en mis narices. Porque sí, así se controla a un país entero, así se crea a una masa extremista y radical que está dispuesta a todo por nada. Porque así se ocultan las auténticas verdades sin que nadie se preocupe por la realidad del país. Porque sí, porque España es un país de fútbol, un país de borricos futboleros, un país de ladrones futbolistas. Y todos, contando con los aplausos de fanáticos que son capaces de perder miles de horas al año viendo la tele, pero no son capaces de mirar alrededor o más allá de la patética burbuja en la que se han metido. Porque sí, fanáticos, porque sois patéticos, y no os daréis cuenta nunca. Y eso es lo triste. Gracias al que no se ha dejado caer en un pozo de basura asquerosa rodeada de millones. Gracias a ti, no me siento tan solo.

Antes de ver los deportes, intenta ver las noticias. Sí, Venezuela en portada, 10 minutos de Venezuela, y quizás otros 10 de España. Soy sincero: no tenemos ni idea de lo que está pasando en Venezuela. Pero quieren que pienses que sí, que ellos te muestran la realidad, que son salvadores de la verdad. ¿A quién intentáis engañar? ¿Son los buenos tan buenos, y los malos tan malos? No, no lo creo. Parece que están muy mal en Venezuela, es lo único que sé. Admiro al que intenta informarse para saber qué está ocurriendo de verdad. Desde luego, no lo intentes con medios españoles. Seamos sinceros: el miedo funciona. Y seamos más sinceros aún: intentáis meter miedo a los votantes de Podemos. Y por desgracia, lo conseguís. En discusiones familiares he escuchado eso de: “mira Podemos, quieren que estemos como en Venezuela”, o “mira el coletas, que se lleva tan bien com Maduro, qué hijos de puta los de Podemos”. La traca final: “por lo menos, aunque nos roben, votamos a alguien con el que sabemos que no vamos a estar como en Venezuela”. Sí, señores, la gente se cree todo lo que les pongas delante. Y funciona, tristemente. Porque la gente tiene miedo a pensar, porque no son capaces de reconocer lo que unos partidos hacen bien y otros hacen mal. Porque hay gente que, digan lo que digan a los que siguen, se lo creerán. Porque hay gente que es del PP y pase lo que pase seguirán siendo del PP. Idem con el PSOE, con PODEMOS, con CIUDADANOS o con cualquiera. ¿Es tan difícil tener ideas propias? Por supuesto que sí. Sigamos, aunque nos dejen desnudos, arruinados, humillados y medio muertos, a quien vemos que sigue la gente, o a quien nos han dicho que sigamos.

No, no soy de PODEMOS, aunque seguro que al ver a alguien crítico la gente piense eso. No, de hecho, PODEMOS creo que ha sido de las mayores decepciones políticas de los últimos años. Y se dice, y punto. ¿Debo darle la razón a Pablo Iglesias en todo lo que diga? ¿Debo sentarme a aplaudir todas las ideas que tenga? ¿Debo seguir a alguien haga lo que haga, diga lo que diga? ¿Tan difícil es darse cuenta de que no? Lo bueno no es tan bueno, lo malo no es tan malo. Gracias a los que sois capaces de tener y seguir vuestras propias ideas. Gracias a los que cambiáis de opinión cuando lo véis necesario sin miedo a que os tachen de nada. Graciad a vosotros no me siento tan solo. Y vosotros, los verdaderos hipócritas, los perros falderos, los que os arrastráis ante cualquier cosa y ante cualquier persona. Ojalá os pudráis con las rodillas en carne viva de tanto arrodillaros, porque echaréis a perder algo que, tal vez, construyó gente decente.

Así es España en algunos aspectos. Pero hay más, muchísimo más. Y escribiré más.

lunes, 24 de octubre de 2016

... JAER.


Sé que deseas, sé que te mueres, sé que aún sueñas. Tus pestañas lo dicen; en tus mejillas se siente el recuerdo de un deseo perdido entre musas invencibles, inmortales, seductoras. No te vayas, repito una y otra vez. No cruces esa puerta, porque no te llevará a ningún sitio al que no pueda llevarte yo. No emprendas ese viaje, no te dará la paz que da el olvido. Eres la sangre que brota al romper la protección que te suplico; eres verde, eres blanco, y con tus colores has desteñido una tierra sagrada de luz roja, manchada, que antes estaba adornada por rosas que pinchan, que ahora están desteñidas llorando por ver cómo andas, por ver cómo esquivas mis ojos que tiemblan, que enfocan; te miran.

Tener mis piernas, si las tuviera, para correr, quizás pudiera. Nariz desnuda, oreja inquieta, te conocí sin gafas, me enamoré con ellas. Has madurado, quién lo supiera; ya no hay piscinas, no hay quién se mueva. Aplaudo y me alegro de que seas lo que destaca entre tanta copia perfecta, como clones en la isla que nunca escapan de ella. Tengo sentimientos y lloro si siento, tengo una voz fuerte y grito siempre que puedo. Se me oye hasta en la Luna, donde sueñan indefensos, donde tumbados los recuerdos se revuelcan ensuciando hasta la última esfera de tu cuerpo. Desnudos, nos miramos, sonreímos, nos dormimos. Me quedo pensando en la última vez que sonreí por compromiso; fue hace poco, unos instantes. Si te hace feliz, por ti sonrío.

Y mis brazos, cortados de raíz. Fue un accidente, me dicen una y otra vez, aunque sé que es mentira. Me los corté yo, junto con las alas de una independencia que nunca llegué a tener. Me resigné, y no fui capaz de luchar por lo que una vez quise. Volví a verte, y temblé de miedo. ¿Qué pasaría? Mi juicio, culpable, de haberte querido. Mi cárcel, un árbol, con sol aunque perdido. Soy rubio, tengo el pelo largo y soy la envidia de todas las que me rodean. Soy negra, soy falda, pero sostengo una pared que sé que en realidad no va a caer nunca. Soy presa, y me acechan; soy bosque, quemado, en mil años, habré renacido.

Entrelazados, intento reanimarte. Estás en el suelo y no respiras como antes respirabas, no miras como antes mirabas, no quieres aun cuando antes amabas. ¿Me odias? Me halagas. Soy el fruto de tu odio, tu pesadilla esperada. Cortinas rojas, ¿de envidia? De calma. Soy como la manzana podrida que contagia la muerte a la que vive sana. Pero sufro, y no quiero que sufras por ver e sufrir. Rajo mis mil capas, solo tengo una para ti. Este es mi vicio, desnudo mi alma; me has visto entero. ¿Por qué no me abrazas? Ya entiendo, estoy muerto, y arrastro tras de mí un saco lleno de ladrillos que prometían ser nuestra casa. Bandidos, malditos, por debajo una marcha. Estoy agradecido; maldigo, en voz muy baja.

A ti, por si no te lo he dicho aún. A ti, que no soportas las bromas del destino, que te acurrucas cuando me ves llegar, que te desesperas cuando me visto aquí, y que descansas cuando me has visto ir. No volveré, pero siempre estaré aquí, como un loco encerrado que no sabe salir de un ojo que encierra lo que antes, cualquier cosa, decía bueno de mí.

martes, 2 de agosto de 2016

... mi odisea.

Y que na más que por querer quererte digas
Que la vida no investiga este corazón de acero
Pero muerto en el silencio frío y gélido que respiras
Dirás que la agonía es mía así casi sin saberlo

Sin palparlo, sin llegar a obedecerlo
Dicen ellos que la muerte mata sin conocimiento
Por suerte no hay más errata que mis males y cuaderno
Pero tierno claro y fúnebre es mi arte y ligamentos

Diga "miento", siga el verso, diga "lento", mire dentro
Busque en ello, mi sustento, apague el fuego, llore menos
Tenga claro, mis regalos, haga tiempo, mida el resto
Y ya hecho, repita esto: no hay oasis en tu desierto...

Arena en vena, sangre seca, defensa plena ante la herida
No desangra, la cavida, de mi corazón espinoso
Tengo el verso, en la medida, que me dejaron poseerlo
Veo el infierno, todo es ruina, roto y feo, pero hermoso

Bello y sucio, cual forense, cual maltrato al policía 
Cuello iluso, y en suspense, agarran este, quebraría
Quiebra tráquea, cae en vertiente, arrastra cuerpo hacia las vías 
Blanco e inerte, posa en frente, del final ante el tranvía 

Muerte limpia, sin señales casi de estrangulamiento 
Entra en gula mi sediento deseo de quebrar mis huesos
De poblar silencios, de mermar mi aliento
Ya me entiende, llegar lejos, hacer vaho de este viento 

Caer K.O., semi inconsciente, semi en tierra, semi en mente
Sé mi musa, la que tire, de mi blusa y diga siempre
"Estás en tierra, semi iluso, yo no cruzo pa quererte
Solo para inspirarte, inspira el humo de este verde"

Ahora duerme...

Ahora duerme en mi regazo, ahora sueño, era mentira
Es mi cabeza sobre el brazo la que hace que me lo crea
Riega el vaso, hasta colmarlo, derramando arena limpia
Con mi sangre hace un frasco, con mi mente verborrea 

Ver borrones en mi odisea es algo común y abstracto
Porque verbos clones difuminan como palpar y tocarlo
Ver borregos por ser ciegos, sorber miedos, yo me encargo 
Porque verbos negros oscurecen, cómo quererlo y amarlo...

Que mi odisea hollín sea cuando por sí vea, cuando por mí hablo
Que mi damisela Dalí vea cuando la vi rea de besos del diablo
Dalí haga, preso de su cuadro, incienso de su alarde
Una vez hincado en memoria, su rostro, su mar de, dudas interminables...

Aquella tarde muda, casi sin cambiar de duda
Pensando en la maja semi vestida en la cama cuasi desnuda
En la caja destruida que bombea mi sepultura
O en mi alma desnutrida que se marea con las alturas

Aténgase Atenea a atenuar el tenue impulso de mi lanza
A despertar su ignorancia, despertar mi conciencia
Aténgase le pido, mas mantenga la distancia
Despierto en la inmundicia, comienzo mi vivencia

Ahora abre...

"Abre esos ojos y despierta, que tu sueño ha terminado"
Abro ojos, caigo en cuenta, estaba dormitando
Porque no todo sueño es solo sueño si sueño con soñarlo
Porque verbos clones difuminan como soñar y tocarlo.

R.M.R
http://blogsinvida.blogspot.com

Porque sueño con estar solo contigo en mi vacío, abrazados casi muertos soy feliz si no respiro. No es posible y este es mi sitio, a lo lejos solo espejos; un cielo absurdo donde volar y no estar vivo. Son colores de mentira que ocultan un fondo negro, un charco que me moja y que rompe no solo huesos. Voy descalzo ante una madera que ha rodeado mi infancia, por la que se escapa la humedad de las noches en las que no llueve. Cruje el tiempo que no vuelve y con ganas ya se olvida, no hay segundas oportunidades ni llegan otras mentiras. Porque entierro en mi cuaderno cada llanto que suspiras, envuelto en un infierno de arena sangran ya miles de heridas.

Bello y sucio tu talento de esconderte en la salida, voy suspenso por un cielo de nubes que antes vivían escapando de un destino, anclados a una vía de dolor y de ilusiones tiempo atrás en otra vida, blanco e inerte mi deseo y mi corazón ya nada limpia, estoy sucio y casi muerto, tengo ojos que ya no miran porque repito un grácil bucle, vuelve arrollarme tu tranvía. No seas duro, no seas sincero, estoy mejor derritiéndome ante el calor de unas palabras que agarran y destrozan la única señal que alguna vez seguí para no perderme.

Son silencios que me matan porque no sé si romperlos, soy yo huyendo ante un sangriento reflejo de un alma que antes tuvo vida. Soy tu miedo, soy tus sueños, soy quien desnuda tus oscuros pensamientos. Soy tu vicio, soy tu cura, soy quien gime en tu locura; soy tu presa y tú mi verdugo, quien me mata y me divierte, sexo y muerte ya son una. Soy quien dice que te quiere, y tú me inspiras, hoy tumbado e inconsciente echo de menos una musa que duerma y sueñe con ser mi esclava; no te miento si te digo que en mi cabeza nunca has existido.

Vuelvo a nado a la odisea de fracasos que son eternos; veo borroso en la lejanía a la medusa de mi vida. Me arrepiento de haber fijado mis ojos en tu mirada, y ahora por fin soy feliz al haber descongelado mi ilusión. Busco ahora un destino fijo, busco puntos que iluminen las paredes que estoy intentando palpar sin descanso. Está oscuro y tengo miedo, pero estoy ilusionado. Cruzo puertas y ventanas, cruzo vientres casi sordos y labios rociados en incienso. Es mi castigo, es tu fortuna, es abstracto el mar de dudas. Cruzo en lancha un mar que no está a mi altura, y sé que moriré ahogado. En el fondo del agua podré taparme con las sábanas de la vida, con el aire de la muerte. Te veo sin ropa, ojos cerrados, abrazar nuestra locura. Ver tu cuerpo, piel morena, el límite de mi cordura. Despierta del infierno al que abrazas con tanta ilusión; no hay amor, tal vez dulzura, tan solo el hielo de un aliento que escapa con amargura. No estoy huyendo. Voy a sentir el dolor y la espera. No voy a correr de nuevo. No te descongelaré. Quémame, y dale la espalda a un corazón que se está derritiendo.

J.M.S.R

sábado, 18 de junio de 2016

... septiembre.


Cada vez que lo haces, vuelve el recuerdo de una derrota amarga que lucha por destacar entre los recuerdos de una victoria abrasiva. Tu piel arde mientras tu corazón espera el consuelo de unos brazos fríos que ayuden a esconder las vergüenzas que te empujan a no levantar la mirada. Has vuelto al camino en el que perdiste la vida que tanto habías deseado, y sin saberlo estás perdiendo la oportunidad de empezar una nueva. Ya son tres las miradas que no volverán a desnudar las carencias que te hacen imperfecto, como tres son las heridas imborrables de un cuchillo que aun clavado se retuerce en el centro de un corazón moribundo.

Una hemorragia de tristeza se columpia entre una lluvia que no cesa. El parque en el que dejó de sentirse cómodo hace tiempo se ha convertido en su jaula; el edén camuflado entre flores marchitas sin color se torna un paraíso de falsa felicidad irrecuperable. No consigue adaptarse al dulce aroma de la sangre que corre por sus venas, tantas veces derramada. Aunque ya no siente dolor, siente el látigo de la realidad golpear una y otra vez una espalda incapaz de aguantar más cargas, incapaz de mantener su postura frente a las adversidades que en ella se reflejan con cada vez más frecuencia. Ya son tres los sueños ahogados que flotan sin vida en el seno de un mar de sufrimiento permanente, y lloran por el miedo a no alcanzarse las metas recluidas entre los barrotes de una valentía irrecuperable.

Vuelves, no vuelves, mientras te espero en el lugar del que te marchaste. Miras, no miras, lo que ha cambiado el deseo de no poder abrazarte. Lloras, no lloras, la desgracia de haber sido marcado por la excusa de una mala suerte que ríe cada vez que tropiezas, que se arrepiente cada vez que te ve incapaz de levantarte, y que pide disculpas cada vez que ve cómo te arrastras hacia la pena de no poder alcanzar tu muerte. Cuentas, no cuentas, los segundos que han pasado desde que no acompaño el parpadeo de tus ojos con el mirar de mi sonrisa, y recuerdas, aunque has olvidado, el lugar del que nunca debiste escaparte.

Piensas, no empiezas, a volver sobre tus pasos al oasis de un desierto en el que se han hundido unos pies que ya no conseguirán volver a andar nunca, pues la fuerza que arrastraba la armadura de un cuerpo inerte se perdió entre una noche que oculta el Sol que iluminaba los ojos más oscuros de los que alguien fue capaz de enamorarse. Ríes, no sufres, la tormenta que se abre paso entre las nubes de un cielo que guarda el corazón de personas que nunca debieron irse. Quieres, no quieres, una vida en la que no eres tú.

lunes, 18 de enero de 2016

... el reflejo en un espejo de ceniza.

Gracias por el desprecio
triste, mi alma camina
de tu querer tan necio
de tus besos con morfina
mas muero sin tenerte
en cada lágrima y sonrisa
la muerte no vale tanto
marca el llanto de esta rima

Marca el peso de este huésped
vive tumbada en el césped 
le da un beso a este enclenque
vivo en el verso de un vientre
aquel tatuaje sin borrones
incomparable con mis letras
donde solo hallo tachones
escribiendo en mis libretas

Buscándote donde pude
y donde no pude encontrarte
de este ardor que me sube
por el vientre donde andaste
donde pusiste tus huellas
usted vino para quedarse
y prosiguiendo la epopeya
se fue hacia ninguna parte

A perderse lejos, a dejarme
a buscar otros brazos
calientes donde abrazarse
a querer otros quereres
a buscar sin encontrarse
indagar otros placeres
hacer de su vida arte,
hacer de la mía lastre

Vivir de sus remiendos
viendo el Sol despampanante
buscar otros decibelios
de placer, pude abrazarte
estos son los remedios 
de los que tanto me hablaste
escribir mis partituras
intentando no pensarte

Intentando seguir vivo
vivo sin motivos, ¿vale?
de que vale seguir vivo
vivo en medio los rosales
clavándome las espinas
mirando hacia Los Alminares
cerrando cada herida
cerrando todos los bares

Esta fue mi despedida
estos versos de juglares
del querer roto y marchito
del querer amargado, ¿sabes?
del perderme por el limbo
sentimientos a raudales
del querer seguir vivo
e ir muriendo por puñales 

Hincándose bien suave
como si pareciera plancentero
todas las lágrimas restantes
están en el lapicero
he sentido el aguacero 
del querer quererte tanto
que he llenado el cenicero
de cenizas de este canto

Sigo invicto en el camino
y prosigo con lo puesto
que poco importa el amor
cuando el corazón ha muerto, ¿no?
busco un beso que me salve
un oasis en el desierto
y encontré un señor mayor
que dijo ser arquitecto

"Soy creador de todo el arte,
dolor, alegría y desconcierto,
inspirador de cantantes
y creador de cuentos;
mantengo vivo al amor
que todos tienen dentro,
protector del metal
que ya se está partiendo" 

Me llevó a sus estructuras 
a desvelarme sus secretos
para que yo me hiciera cargo
porque él estaba muriendo
dijo que pocos conocían 
lo que éste aguardaba dentro
ya que para comprenderlo 
es necesario el sufrimiento

Le dije que aún era joven 
que no quería nada de esto
que tenía fe en encontrarlo
y felicidad de repuesto,
mas su respuesta fue
que yo fui hijo del tormento
que he buscado amor en personas
donde solo cabía viento 

Mientras siguió predicando
que yo era el indicado
me fui perdiendo acatando
lo que él me había contado
proclamome rey de la corte
de los que tanto han pasado
y perdió la vida en nombre
de su amor no encontrado 

Una vez muerto y enterrado
fui debajo de la arena
donde hallé al gran corazón 
al cual le escribí poemas
las paredes eran azules
y este último de acero
el cielo era de las nubes
o eso ponía en el suelo...

Me acerqué para verlo mejor
las vigas que lo sostenían 
no podía ver su interior
pero algo dentro latía,
pensé "me queda claro,
el amor es fantasía,
construcción del ser humano
para calmar su agonía"

Miré a mis propias manos
firmé mi despedida
el acero por fin quebró
y vi lo que dentro había,
un corazón de sangre
que nunca cesaría
latió más fuerte que nunca,
latió de alegría 

Así yo fui salvador
de todas sus barreras
por fin quedó liberado
y libre de condenas
me sentí desterrado
cuando volví a la arena
aliviado encontré el prado
y me enamoré de ella

Princesa delicada y bella...

R.M.R
rapimetro.blogspot.com

Desprecio que me lleva al pozo en el que se ocultan todas las letras dedicadas, escritas con tinta salada que brotan de unos ojos que han acariciado el infierno, que sueñan con el abrazo que oculte los restos de las súplicas del que sonríe al viento, que arrastra la arena en la que se entierran los gritos que una vez intentaron salir de la garganta de uno y mil muertos en vida, que piensan que podrán cambiarla con palabras que esconden mil deseos.

Has estado en el abismo al que una vez llamaste esperanza, al que una vez te agarraste como consuelo esperando encontrar un camino por el que poder huir de tu sombra; acariciaste la sensación de libertad que supone el saber no ser perseguido, y agradeciste el verte reflejado en las absurdas letras que con la mayor de las pasiones dediqué a tu cuerpo, a tu sonrisa, a tus ganas de dejar una huella destinada a quedarse, que con una última promesa se fueron a ninguna parte.

Se perdieron lejos de los brazos que te desearon darte lo que no habías sido capaz de encontrar, lejos de la adrenalina de sentirse prófugos de una justicia que nos prometía el paraíso eterno, que no contemplaba despedidas tristes que pudieran rematar a corazones ya muertos, insalvables cuando vuelan sobre el oasis del desierto, formado por cenizas de los que han preferido quemarse antes que esperar la medicina que ayude a olvidar que todo se convierte en polvo.

De nuevo entre pergaminos que ocultan un gran secreto, encerrado entre paredes por las que resbala el más absoluto desprecio, que sonría mirando a los ojos de la mentira, que no es otra que el amor creado para calmar la agonía de morir solo y enterrado con la sonrisa de la muerte como única y fiel compañía. 

Por fin entendí la verdad y logré saltar todas las barreras, por fin quedé en libertad y pude esquivar mi condena; no encontraba mi lugar, desterrado, y como única amiga la pena.

"Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o de los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra."

sábado, 19 de diciembre de 2015

... perdido en el presente (con Elías)

¿Quién soy?
Me perdí en ti.
¿Adónde voy?
Sentí algo en mí.

... Cerbero.

Le despertó el olor que dejaba la mentira cuando se instalaba en lo más profundo de su conciencia, a la que había intentado callar durante un tiempo que podía haber empleado para intentar alcanzar una felicidad que tenía plasmada las huellas de un infinito sufrimiento. 

Sus propios pensamientos le acosaban durante las horas previas al momento en el que habría de encontrar el auténtico arrepentimiento. Con los ojos cerrados, empezaba a ser consciente de todos y cada uno de los errores que le habían llevado a arruinar una vida que pensaba sería, al menos, un poco más larga de lo que iba a serlo.